Translate

sábado, 7 de julio de 2018

LA CATEQUESIS NOS LLEVA A SER HERMANOS

La catequesis es una de las dimensiones fundamentales de la acción pastoral de las comunidades cristianas. Sin ella la vida cristiana no sólo pierde uno de sus pilares y alimentos fundamentales, sino que corre el peligro de descuidar la vivencia de la  hondura de la fe, quedando reducida a la celebración de los sacramentos.

Son dignos de elogio los esfuerzos que en muchos lugares se están haciendo para mantener y mejorar los procesos formativos y catequéticos. Ha crecido la conciencia de la importancia de la catequesis, sobre todo en los que nos movemos en sociedades post-cristianas.

La catequesis como formación integral para la vida cristiana
Desde hace unas décadas se va consolidando la comprensión de la catequesis como iniciación a la fe y educación en la fe. El reto es conseguir que la iniciación y educación de la fe sean integrales, abarquen todas las dimensiones de la vida de la persona. Nuestras acciones catequéticas siguen estando demasiado cargadas de contenidos, como si se dirigiesen exclusivamente a la cabeza y no a favorecer experiencias que alcancen al conjunto de la persona.

La catequesis no es sólo cuestión de niños
Tendemos a identificar la catequesis con  niños y preparación a la Primera Comunión como consecuencia de la realidad que vivimos en muchas de nuestras plataformas pastorales, en las que por desgracia sólo hay catequesis y catequistas para niños de Primera Comunión. La falta de propuestas pastorales concretas y válidas para jóvenes y adultos sigue propiciando que la formación cristianas de la gran mayoría de los creyentes esté bajo mínimos, lo cual favorece su minoría de edad dentro de la Iglesia. La catequesis es de todos y para todos.


La catequesis es más que ver temas y aprender cosas
Del mismo modo que identificamos catequesis con infancia, también solemos hacerlo con contenidos y temas. Muchas de nuestras catequesis consisten en un largo temario. Nadie cuestiona lo importante que es formarnos en la fe y profundizar en ella; los temas con un medio privilegiado, pero no podemos convertir la catequesis en clase de religión. La educación de la fe propia de la catequesis no es sólo cuestión de saber y aprender cosas, sino de adquirir las herramientas necesarias para llegar a lo concreto de la vida de la persona. La catequesis no sólo tiene que ver con contenidos doctrinales, sino también con valores, actitudes, vivencias, hábitos,compromisos y estilos de vida.

La catequesis más allá de la preparación a determinados sacramentos
La finalidad última de la catequesis no es preparar a la celebración de un sacramento. Hemos heredado "la mala costumbre" de convocar a la catequesis para preparar la Primera Comunión, la Confirmación, el Bautismo o Matrimonio. Y claro, una vez celebrado el sacramento, ¡objetivo cumplido! y si te he visto no me acuerdo. La catequesis tiene razón de ser en sí misma, con o sin sacramento de por medio. Lo correcto sería plantearla como un proceso que abarca diferentes edades y situaciones vitales (infancia, adolescencia, juventud, madurez...).

La comunidad y la catequesis
Catequesis y comunidad son dos realidades que se complementan y están siempre unidas. No hay catequesis auténtica sin comunidad, ni comunidad auténtica sin catequesis.

_ Sujeto
¿A quién le corresponde pensar, preparar y desarrollar los procesos catequéticos? A la Iglesia, Pueblo de Dios, Comunidad de comunidades. La catequesis (como necesidad, oportunidad y responsabilidad)debe nacer del conjunto de la comunidad y no es bueno que recaiga en una sola persona. La comunidad creyente tiene que redescubrir su protagonismo en todo lo relativo a la catequesis, y si hace falta, reivindicar el lugar que le corresponde como sujeto activo, adulto y corresponsable en la tarea evangelizadora y catequética de la Iglesia.

_ Contenido
La comunidad como núcleo de la identidad cristiana y de la propuesta de vida de  Jesús, no puede faltar en los contenidos y temas de nuestras catequesis, tanto de niños como de jóvenes y adultos. El espíritu comunitario se aprende en la comunidad y la llamada a ser hermanos en la fe tiene que estar presente en las diferentes etapas y edades de la catequesis. En nuestras catequesis se tiene que hablar de la comunidad,no sólo como tema y contenido, sino también como vocación, realidad visible y propuesta de vida cristiana.

_ Método
Toda catequesis se apoya en determinadas opciones pedagógicas y se concreta en pasos y herramientas metodológicas. Lo comunitario tiene que recorrer y colorear toda la catequesis no sólo como contenido sino también como pedagogía, como método. Utilizando dinámicas, facilitando convivencias, cuestionando valores, alumbrando ideales, proponiendo pequeños pasos... De muchas maneras puede una catequesis engendrar y contagiar el espíritu comunitario...

_ Finalidad
La finalidad de la catequesis no es sólo transmitir una serie de contenidos doctrinales (por muy importantes que sean) sino iniciar y ayudar a vivir como cristianos, como hijos de Dios y hermanos unos de otros. No podemos contentarnos con organizar catequesis para la preparación a algún sacramento. Tenemos que esforzarnos en establecer procesos pastorales que desemboquen en comunidades cristianas. Así conseguiremos que la educación en la fe no sea algo puntual y esporádico, y aseguraremos una formación permanente en las diferentes etapas y momentos de la vida.

M. Álvarez de Toledo



jueves, 31 de mayo de 2018

MARTA Y MARÍA

Jesús iba camino de Jerusalén. Era la época de la Fiesta y la ciudad estaba llena de gente. Por eso quedó en una casa de Betania donde vivían las hermanas Marta y María y su amigo Lázaro. No estaba lejos de Jerusalén.

María se sentó en los pies de Jesús que escuchaba sus palabras. Mientras, Marta se afanaba preparando la comida y limpiando la casa. Hasta que se paró y le dijo a Jesús:

-¿No te importa que María me deje sola con las tareas? Dile que tiene que ayudarme.

María prefería escuchar a Jesús. No quería perderse una sola palabra.

-Marta, Marta, te preocupas y te inquietas por muchas cosas, cuando una sola es necesaria -le dijo Jesús.

Jesús quería que Marta escuchara también. Él no necesitaba una comida especial y no le importaba que hubiese polvo en la casa.
Marta, María y Lázaro querían a Jesús, y Jesús los quería a ellos.

                                                ...................................................................

Lázaro se puso enfermo y las hermanas Marta y María enviaron un recado a Jesús:

-Tu amigo está enfermo.

Pero Jesús no llegó a tiempo y Lázaro murió.

Cuando Jesús llegó, Marta salió a recibirlo. Sus ojos estaban enrojecidos de tanto llorar.

-Si hubieses llegado antes... -le dijo ella-. Dios hace todo lo que le p ides. Podías haber curado a Lázaro. Pero ahora está muerto, ya lo hemos enterrado.

María le dijo lo mismo:
-Si hubieses llegado antes...

Y comenzaron a llorar de nuevo. Jesús también lloró. Pero tenía una sorpresa para Marta y María.

-Lázaro volverá de nuevo a la vida -les dijo Jesús-. Dios quiere que esto suceda. Ésta es la mejor noticia de todas. Todos los que confían en mí vivirán aunque mueran.

Jesús se quedó de pie en la entrada de la cueva en la que Lázaro estaba enterrado.

-Lázaro, sal fuera -lo llamó Jesús.

Y Lázaro salió.

Tu primera Biblia. Edebé.



lunes, 28 de mayo de 2018

BARTIMEO

-¡Dame una limosna! ¡Dale algo de dinero a un pobre mendigo ciego! -gritaba Bartimeo.

Tenía los ojos enfermos y no podía ver. Para él todo estaba oscuro. Todos los días se sentaba junto al camino. no podía trabajar. Por eso tenía que pedir dinero.

Un día Jesús llegó a la ciudad en la que vivía Bartimeo. Bartimeo sabía que Jesús curaba a la gente. ¡Quizá podría curarlo!

Se oían voces. Voces fuertes y entusiasmadas. Bartimeo podía oír a la gente que se acercaba: pat, pat, pat...

Ayúdame. Jesús! ¡Ayúdame! -gritó con todas sus fuerzas.

Jesús lo oyó y se paró.
-Decidle que se acerque -pidió Jesús.

-Jesús quiere verte -le dijeron al ciego Bartimeo.

Inmediatamente dejó la capa que le mantenía caliente. Dio un salto y se acercó a Jesús. No podía ver pero la gente le ayudó a encontrar el camino.

-¿Qué quieres que haga? -le preguntó Jesús.

-Quiero ver. Por favor, ¡haz que vea!

-Has tenido confianza en que podría curarte -contestó Jesús-. Por eso, tú verás.

Bartimeo abrió los ojos. Ya no estaba oscuro. ¡Había luz!

-¡Puedo ver! -gritó con alegría-. Me voy contigo, Jesús.

Tu primera Biblia. Edebé.



domingo, 13 de mayo de 2018

LA BODA DE REBECA

-Necesitamos agua -dijo la madre de Rebeca.

-Ahora mismo la traigo -se ofreció Rebeca, mientras cogía la jarra de barro y la ponía sobre su hombro.

Y se dirigió al pozo a buscar agua.

Mientras caminaba, Rebeca iba cantando. Cuando llegó al pozo, llenó la jarra hasta el borde. Ahora pesaba mucho. Rebeca iba con cuidado para no derramar el agua.

Junto al pozo, Rebeca vio unos camellos que parecían sedientos.
"Han debido de hacer un largo camino", pensó la joven.
Y empezó a contar los camellos.
-Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, ¡diez!

En aquel momento, uno de los hombres que estaban junto a los camellos se dirigió a Rebeca.
-¿Puedes darme un poco de agua para beber?

Rebeca era muy prudente con los extraños.
Pero ese hombre no tenía jarra para beber y tenía aspecto de estar cansado y de tener sed.

-Claro que sí -le contestó-. ¿Son suyos esos camellos? También les daré agua.



El hombre se puso muy contento. Y, ante el asombro de Rebeca, abrió su bolsa y le regaló dos pulseras de oro.

-Me gustaría saber quién es tu padre -le preguntó el hombre-. Necesito un lugar para pasar la noche.

-Mi padre se llama Betuel -respondió Rebeca. Y se fue corriendo a avisar a su madre.

¡Betuel! El hombre apenas podía creer lo que oía.

-Llevo el encargo de Abraham de encontrar a un sobrino llamado Betuel. Gracias, Dios mío, por ayudarme a encontrarlo.

El hermano de Rebeca se ocupó de los camellos y su madre sirvió una estupenda cena al visitante. Después de cenar, él les contó el motivo de su visita.

-Abraham me ha enviado. Su hijo Isaac ya es un hombre -explicó el visitante-. Vengo a buscarle esposa. Estaba junto al pozo pidiendo a Dios que me ayudase, cuando apareció Rebeca. Fue muy amable. Estoy seguro de que es la chica que le conviene a Isaac.

Después de decir esto, volvió a abrir su bolsa, que estaba llena de maravillosos regalos para Rebeca y su familia.
-Tengo que regresar enseguida a casa -dijo el hombre-. ¿Puede venir Rebeca conmigo?
-Si -accedió ella-. Iré.

Fue un viaje muy, muy, muy largo. Y, finalmente, llegaron a casa de Abraham.
Isaac salió a recibirlos. Al principio, Rebeca sentía vergüenza. Pero Isaac se enamoró de ella nada más verla. Nunca se ha visto una boda más feliz.


Tu primera Biblia. Edebé.


Resultado de imagen de la boda de rebeca para niños

domingo, 29 de abril de 2018

EL SUEÑO DE JACOB

Estaba oscureciendo. Jacob empezó a sentir miedo. Se encontraba completamente solo y no sabía dónde estaba.

-¡Auuuu!

Jacob se sobresaltó. ¿Qué había sido eso? ¿Un animal salvaje que quería comérselo? Jacob tenía mucho miedo.

Cuando finalmente consiguió dormirse, Jacob tuvo un sueño. Un sueño bonito. En él, veía unas escaleras que llegaban hasta el cielo. Por ellas, subían y bajaban ángeles. Y Dios estaba arriba, hablándole:

-Tengo un regalo especial para ti. Te daré esta tierra, para ti y para tus hijos, y para los hijos de tus hijos. Tengo un plan maravilloso para el mundo entero, y tu familia es parte de él. No debes tener miedo nunca más. No está completamente solo. Yo estaré siempre contigo y te llevaré sano y salvo a tu casa. Te lo prometo.

Cuando Jacob se despertó, ya no sentía miedo: sabía que no estaba completamente solo.

Jacob contestó a Dios:
-Te amaré y confiaré en ti.

Tu primera Biblia. Edebé.



miércoles, 25 de abril de 2018

ORACIÓNES PARA CATEQUISTAS

Señor Jesús,
aquí nos tienes de nuevo, 
reunidos en tu nombre.

Danos ojos para ver más allá
de los valores sociales, 
para ver más allá de los criterios establecidos,
para ver más allá de lo que queremos ver.

Danos una mirada como la tuya,
que sepa ver en lo escondido,
que pueda adivinar el momento de cada niño, 
que pueda descubrir 
el proyecto de bienaventuranza
que tu tienes para cada uno de ellos.

Enséñanos a ser realistas soñadores,
a sembrar sin esperar a recoger,
a dar gratis, como quien regala lo mejor,
 sin nada a cambio.

Y danos tu amor,
regálanos tu presencia,
sólo así veremos el sentido
de nuestro esfuerzo,
sólo así seremos tus testigos hoy.

Y gracias,
porque seamos conscientes o no,
Tú estás cerca de nosotros,
cada vez que nos vemos,
cada vez que trabajamos,
cada día de catequesis,
en cada interrogante,
en cada desánimo, en cada lágrima.
Tú estás siempre muy cerca.


GENTE NECESARIA
Hay gente que con sólo decir una palabra
enciende la ilusión de los rosales,
que con sólo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
que nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente, que con sólo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas.
Que con sólo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con sólo abrir la boca
llega hasta todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria,
pues sabe, que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así, tan necesaria.