Translate

miércoles, 9 de septiembre de 2015

LA MONEDA PERDIDA










Alguna vez, ¿has perdido algo? Si perdiste una cosa de valor para ti seguramente te dio tristeza. A veces lloramos al perder algo valioso. ¿Buscaste por todos lados lo que se te perdió? ¿Pediste a alguien que te ayudara a buscarlo?

Lo peor que podemos hacer al perder algo es echarle la culpa a alguien por lo que hemos perdido. Mejor es buscar hasta encontrarlo y no culpar a nadie.

Eso es lo que hizo la mujer de la historia de hoy. Jesús contó esta historia, llamada parábola. Jesús usó parábolas para enseñar verdades importantes. La verdad de esta parábola es muy importante. Al leer la historia, trata de descubrir la verdad que Jesús quería enseñar.

LAS DIEZ MONEDAS

Una mujer tenía diez monedas. Cierta mañana, al revisar su adorno de monedas, descubrió que faltaba una moneda. ¡Qué tristeza! No había mucha luz en su casa, así que encendió una lámpara para buscar por todos los rincones. Tomó la escoba y barrió toda la casa. No descansó hasta encontrar la moneda que se había perdido.

¿Qué crees que hizo cuando encontró la moneda? Ella estaba tan contenta que no pudo callarse. Reunió a sus amigas y vecinas, y les dijo: «Alégrense conmigo, porque he encontrado la moneda que se había perdido. ¡Qué feliz me siento!»

LA ENSEÑANZA DE JESÚS

¿Qué piensas que Jesús quiso enseñar con esta parábola? Puedes leerla en Lucas, capítulo 15. La historia también habla de una oveja que se perdió y de un hijo que se fue de casa. Jesús quiso enseñar acerca del gozo que hay en el cielo cuando un pecador se arrepiente de su pecado.

Al contar esta historia, Jesús no pensó sólo en la oveja, la moneda, o el hijo perdido. Él tuvo en mente algo de mucho más valor. Pensaba en los niños, los jóvenes y los adultos que están perdidos, lejos de Dios.

Estar lejos de Dios, sin haber recibido a Jesucristo como nuestro Salvador, es estar perdido. Muchos no saben que Jesús los ama y quiere perdonar sus pecados.

DIOS TE AMA

Dios nos ama y no quiere que estemos perdidos. Por eso el Señor Jesucristo vino al mundo. La Biblia dice que vino para buscarnos y salvarnos.  Lee Lucas 19:10.

El Señor Jesucristo te invita para que le entregues tu corazón. Él quiere salvarte. Él quiere perdonar tus pecados y hacerte un hijo de Dios.









No hay comentarios:

Publicar un comentario