Translate

domingo, 31 de marzo de 2013

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

A mi, Lucas, me toca contaros la parte más bonita de esta historia. ¡Cuánto me gusta contarla!
La Buena Noticia es esta: ¡Jesús resucitó!
No acabó todo en la tarde del Viernes Santo. A los tres días resucitó, tal y como nos había dicho.

Es verdad que nadie le vio resucitar. Pero empezamos a darnos cuenta de que algo maravilloso había sucedido cuando María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.

Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y Juan y les dijo:
_ "Se  han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto".
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, entraron al sepulcro y vieron las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.

Pero eso no fue todo. Jesús resucitado se apareció a sus discípulos en muchas ocasiones. Recuerdo que al anochecer del domingo, estábamos los discípulos en una casa con las puertas cerradas por miedo a los judíos, y en esto entró Jesús, se puso en medio y nos dijo:

_ "Paz a vosotros".
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.

Jesús repitió: 
_ "Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo".

A veces les costaba reconocerlo, pero os puedo asegurar que era él. Se dieron  cuenta de que era Jesús cuando partía el pan y cuando, mirándoles con amor, se lo repartía.

Un día llevó a sus discípulos hasta cerca de Betania y, alzando sus manos, les bendijo. y sucedió que, mientras les bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Los discípulos, después de postrarse ante él, se volvieron a Jerusalén con gran gozo, y estaban siempre en el Templo bendiciendo a Dios.


Resucitó Jesús y él nos resucitó a nosotros. Resucitó nuestra alegría, nuestra ilusión, nuestra fuerza para anunciar a todos que Dios es nuestro Padre y nos quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario